¿Cuáles son las enfermedades de las que debes cuidarte cuando llueve?

“No se moje porque le da gripe”, solían decirnos las abuelitas de niños, cuando abusábamos de la emoción por jugar en la lluvia; sin embargo, esta advertencia que puede verse simplemente como un símbolo más de sobreprotección y cariño, es una realidad que a nivel de enfermedades, va más allá de lo que las mismas abuelas imaginan.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las epidemias de resfriado grave se generan en una masa donde caben 4 millones

de personas anualmente en todo el mundo, es decir, Venezuela no queda exenta de ello; mucho menos en el periodo tan quebrantado en materia de salud pública que se vive; donde muchas personas caminan sin tratamiento porque la compra de un medicamento pone a temblar su presupuesto previsto para meses; mucho menos en época de lluvia.

Vale decir que la gripe o influenza, no es la única pariente de la familia de enfermedades comprometidas a causar daños en nuestro sistema inmunológico; en período de lluvia el estancamiento de agua en patios por la aumento de objetos que se amontonan como latas, botellas de refrescos, tapas, cauchos y la acumulación de basura en las calles y terrenos sin uso o en construcción, son motivos de la propagación de mosquitos emisores de enfermedades como dengue, el zika y la chikungunya.

¿Cómo diferenciarlas?

Al ser estas tres enfermedades el resultado de la picadura de  la misma especie de mosquito (Ades Aegypti), sus síntomas habituales tienden a tener mucho en común. Para poder distinguir entre una y la otra es necesario prestar atención cercana. En el caso del dengue, sus síntomas habituales son fiebre alta, dolores musculares fuertes y a veces hasta sangrado. La chikungunya, además de una fiebre más alta, presenta un dolor en las articulaciones demasiado intenso en comparación con el dengue, y afecta manos, pies, rodillas y espalda. Puede llegar a incapacitar (“doblar”) a las personas a la hora de caminar y ejecutar acciones tan naturales como abrir una botella. Por el lado del zika, se puede decir que no presenta rasgos particularmente característicos, pero en la mayoría de los pacientes se observan erupciones en la piel y conjuntivitis.

Las aguas contaminadas con orines de roedores que salen de su madriguera con las inundaciones ocasionadas por lluvias pueden contagiar la leptospirosis, una enfermedad bacteriana que se manifiesta por medio de la fiebre, dolores de cabeza y de músculos, escalofríos, náuseas, vómitos y diarrea.

Por otra parte, en la temporada de lluvia es muy común también el “virus de la diarrea”, el cual se trasmite a través de las manos cuando están en contacto con superficies contaminadas y se llevan a la boca, sea a través de alimentos o simplemente tocándose la cara.

Asimismo, las infecciones respiratorias son sumamente comunes en los que se dejan tocar en exceso por la lluvia; estas constituyen un grupo de enfermedades que se producen en el aparato respiratorio, causadas por diferentes microorganismos como virus y bacterias, que comienzan de forma repentina y aproximadamente dos semanas.

¿Por qué se producen?

Como bien se sabe, la acumulación de deshechos por problemas de almacenamiento o fallas en la recolección, ocasiona la proliferación de moscas y ratas, portadores y transmisores de enfermedades, pero todo se complica aún más cuando los desechos y materia fecal es dispersada por las lluvias, lo que hace que los virus se localicen y estén más cerca de todas las personas.

¿Cómo combatirlas? 

Evidentemente no hay nada que podamos hacer para prevenir que llueva, pero sí existen ciertos hábitos que podemos adaptar a nuestro estilo de vida para evitar ser un blanco más de las enfermedades que se desarrollan en la temporada. Algunos de estos pueden ser:

– Llevar una dieta balanceada, que nos abra al consumo de muchas frutas y verduras, sobre todo las que contienen vitamina C.

– Agurarse de tomar únicamente agua filtrada.

– Lavarse las manos con frecuencia.

– Lavar y cocinar bien los alimentos antes de ingerirlos.

– Salir a la lluvia abrigado y/o con paraguas. Si el agua cae en exceso sobre la ropa lo mejor es cambiarla lo antes posible.

– Eliminar todos los charcos que se formen, para evitar la proliferación de mosquitos.

– Procurar fumigar y mantener todo limpio y en orden.

– Colocar telas mosquiteras en puertas y ventanas.

(Noticia al Día)

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register